lunes, 31 de marzo de 2014

Volemos

Hace cuatro años comenzó éste blog a andar el camino del amor con este escrito que hoy vuelvo a publicar para los recién llegados.
Vuela

Tu luz es agua clara para quienes tienen sed de esperanza.
Asfixiadas por la vorágine de la crisis y golpeadas por el temor, millones de almas miran el cielo en busca de una señal.
Tenemos tarea.
Estamos aquí para ayudar a despertar la consciencia de que somos uno y lo que nos sucede a nosotros le sucede al otro.
Emprende tu mágico vuelo sagrado.
 Inspira confianza.
Esparce amor.
Elévate en medio del caos, sobre la fuerte tormenta del desánimo, para que tu corazón refleje la vivificante luz del Sol.
Que tus elegantes alas les recuerden a los otros que eres tú, que también son libres y que mientras no lo sean tu tampoco lo serás.
Vuela.
Los tramos finales son febriles. Prueban tu potencial.
Ahora, más que nunca, debe surgir la fuerza de tu corazón guerrero, pero esta vez sin dejar de lado la sutileza.
 La vibración del amor te anima a que reveles lo aprendido.
Formamos parte de un inmortal flujo de incesantes transformaciones, donde el equilibrio es vital.
Volar, en vez de cerrarse, maldecir y llorar, hace que el lamento deje lugar a que la compasión dirija tus acciones.
Ama a los otros como si te amaras a ti mismo.
 Como dice mi amiga  Tamara: "La vida no es esperar a que pase la tormenta. es aprender a bailar bajo la lluvia", y yo le agrego: "Bailemos bajo la lluvia como cuando éramos niños"
Es en tu corazón donde rebrota la alegría de vivir.
 Ábrelo, Ríe, Baila aunque todavía esté oscuro.
 Tu espíritu reconoce que este lúgubre escenario cambiará.
Festeja por anticipado.
Derrama todo tu encanto.
Contagia optimismo.
Ten presente que aceptaste venir a un ámbito deshumanizado para acelerar el cambio que le devuelva al hombre su dignidad.
Tu esencia es cristalina.
Eres luz palpitando en las tinieblas.
 Ayudar es tu forma de pulsar, de vibrar.
Asciende, así yo también me elevo.
Viajamos juntos.
Somos eternos caminantes.
No permitas que nos obliguen a olvidar que podemos co-crear
entornos sanos y relucientes.
Hoy te vuelvo a abrazar para ayudarte a despegar de la inconsciencia imperante, que intenta adormecerte para silenciar tu dulce voz.
 Eres guía.
 Alumbra.
 La luz se mueve, de corazón a corazón, avivando la bella trama que comienza a manifestar un nuevo mundo.
Sigamos irradiando.
Todos pueden recordarlo.
Volar es avanzar pese al cansancio y las dudas.
Es hacer lo que se siente, aunque te tilden de loco.
Volar es honrar la vida.
Es ser conscientes de la Unidad.
Es amar sin condiciones.
Volar es atreverse a Ser Humano.
Es vibrar en la frecuencia del amor.
Vamos, mi viej@ amig@, almas hermanas ansían una señal.
El Sol relumbra tras las negras nubes de la desesperanza.
Es la hora.
Despliega tus alas.
Sé que puedes hacerlo.
Vuela.
Volemos juntos, yo soy tú, tú eres yo.
Somos uno con todo.
Todo lo que existe está entrelazado cuánticamente.
La suma de nuestras consciencias son las que determinan la realidad que vivimos.
Las partes separadas del universo no son separadas, nada existe aislado todo es uno.

La Mariposa representa la transformación.
La mariposa es el único ser viviente capaz de cambiar por completo su estructura genética durante el proceso de transformación: el ADN de la oruga que entra al capullo es diferente al de la mariposa que surge.
Es, pues, el símbolo de la transformación total.
La mariposa representa la necesidad de cambio y de mayor libertad, y a la vez representa valentía: se requiere valentía para llevar a cabo los cambios necesarios en nuestro proceso de crecimiento.
Nos enseña a encontrar claridad en los procesos mentales, organizar proyectos o averiguar el siguiente paso en nuestro crecimiento interno. Namaste, con amor, Daniel.
Inspirado en un texto extraído de http://sindamel.wordpress.com/
 
Para los que ahora llegan aquí, un regalo:
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario