viernes, 25 de junio de 2010

Yo soy otro tú


LA SÉPTIMA PROFECÍA MAYA


Nos habla del momento en que en el sistema solar en su giro cíclico sale de la noche, para entrar al amanecer de la galaxia, nos dice que en los 13 años que van del año 1999 al  2012, la luz emitida desde el centro de la galaxia, sincroniza a todos los seres vivos y les permite acceder voluntariamente a una transformación interna que produce nuevas realidades, que todos los seres humanos tienen la oportunidad de cambiar y romper sus limitaciones recibiendo un nuevo sentido, la comunicación a través del pensamiento: los hombres que voluntariamente encuentren su estado de paz interior elevando su energía vital llevando su frecuencia de energía  del miedo hacia el AMOR podrán captar y expresarse a través del pensamiento, y con él, florecerá el nuevo sentido.

La energía adicional del rayo emitido por Hu Nap Hu (nuestro Sol gira alrederdor de Alción, el sol central de las Pléyades y ámbos giran alrededor de Hu Nap Hu el centro de la galaxia) activa el código genético de origen divino en los hombres que estén en una frecuencia de vibración alta, este sentido, ampliará la conciencia de todos los hombres, generando una nueva realidad individual, colectiva y universal.

Una de las transformaciones más grande ocurrirá a nivel planetario, pues todos estos hombres conectados entre sí como un solo todo, darán nacimiento a un nuevo ser en el orden galáctico,

La reintegración de las conciencias individuales de millones de seres humanos despertará una nueva conciencia en la que todos comprenderán que son parte de un mismo organismo gigantesco, la capacidad de leer el pensamiento entre los hombres revolucionará totalmente la civilización,

Desaparecerán todos los límites*

Terminará la mentira para siempre, porque nadie podrá ocultar la verdad*

Comenzará una época de transparencia y de luz que no podrá ser opacada por ninguna violencia, o emulsión negativa *

Desaparecerán las leyes y los controles externos, la policía y el ejercito, pues cada ser se hará responsable de sus actos y no habrá que implementar ningún derecho o deber por la fuerza.*

Se conformará un gobierno mundial armónico, con los seres más sabios y evolucionados del planeta *

No existirán fronteras ni nacionalidades*

Terminarán algunos límites de la propiedad privada, y el intercambio económico será diferente *

Se implementarán tecnologías nuevas para manejar la luz y la energía y con ellas se transformará la materia *



La excelencia y el desarrollo espiritual serán el resultado de hombres en armonía que realizan las actividades en las que vibran más alto, para hacerlo expandirán su comprensión sobre el orden universal.

Con la comunicación a través del pensamiento aparecerá un súper sistema inmunológico que eliminará las vibraciones bajas de miedo que producen las enfermedades prolongando así cada vez más la vida de los hombres.

La nueva era no necesitará del aprendizaje del contraste inverso producido por las enfermedades y el sufrimiento que caracterizaron los últimos miles de años de historia; los hombres que consciente y voluntariamente encuentren su paz interior entrarán a una nueva época de aprendizaje por contraste armónico, la comunicación y la reintegración hará que las experiencias, los recuerdos individuales y los conocimientos adquiridos estén disponibles sin egoísmos para todos los demás, será como una Internet a nivel mental que multiplicará exponencialmente la velocidad de los descubrimientos y se crearán sinergias nunca antes imaginadas. Se acabarán los juicios y los valores morales que cambian con las épocas, como la moda, se comprenderá que todos los actos en la vida son una manera de alcanzar una mayor comprensión y armonía, el respeto será el elemento fundamental de la cultura, y ésto, transformará al individuo y a la comunidad, y colocará a la humanidad en posibilidad de expandirse por la galaxia, las manifestaciones artísticas, las ocupaciones estéticas y las actividades recreativas comunitarias ocuparán la mente humana.

Miles de años fundados en la separación entre los hombres que adoraron a un Dios lejano que juzga y castiga se transformarán para siempre, el hombre vivirá la primavera galáctica, el florecimiento de una nueva realidad basada en la reintegración con el planeta y con todos los seres humanos.

En ese momento comprenderemos que somos parte integral de un único organismo gigantesco, y nos conectaremos con la tierra, los unos con los otros, con nuestro sol, y con la galaxia entera.

Todos los hombres, comprenderán que el reino mineral, vegetal, animal, y toda la materia esparcida por el universo a todas las escalas, desde un átomo, hasta una galaxia, son seres vivos, con una conciencia evolutiva.

A partir del sábado 22 de diciembre del año 2012, todas las relaciones estarán basadas en la tolerancia y la flexibilidad, pues el hombre, sentirá a los otros hombres, como otra parte de sí mismo.

Los Mayas expresaban ese concepto de unidad en su saludo diario, IN LAK'ECH, que significa Yo soy otro tu, al que contestaban HALA KEN, que significa, Tu eres otro yo.

Esos calendarios, dejaron dicho que esta época que estamos atravesando, es el final de miles de años de invierno y de oscuridad donde la evolución espiritual se lograba a través del miedo y del sufrimiento, El hombre evolucionaba porque al saturarse de sufrimiento encontraba la luz necesaria para cambiar, cuando cambiaba, comprendía la inutilidad de su posición anterior, liberándose de una limitación que él mismo se había impuesto.

Esta ha sido la fórmula de contraste inverso que el universo ha estado usando para lograr que los seres humanos evolucionen y se vuelvan cada vez más tolerantes y flexibles, pues sólo así encontraran su paz interior, el hombre nace en un universo aparentemente caótico, se ha necesitado el desequilibrio para apreciar y reconocer el equilibrio. El sufrimiento para aprender la importancia de la paz, El caos aparente es entonces el resultado de la sabiduría divina. El espíritu se encarna en la materia, en una sociedad con seres en distintos niveles de evolución, allí vive una serie de experiencias que lo llevan a comprender la razón

Los hombres nacen inocentes, sin experiencia vulnerables destructibles y contaminables, no sufren porque nada los a afectado, se viven a través de situaciones que por inexperiencia o ignorancia producen sufrimiento, la saturación del sufrimiento hace cambiar al hombre y le da la comprensión acerca de los resultados y las consecuencias de sus actos, con esta comprensión puede decidir libremente si desea repetir o no una experiencia, es decir, la vida es el paso de la fragilidad de la inocencia, a la fortaleza producida por las experiencias de comprensión.

La ignorancia y la inexperiencia producen guerras, esclavitud, polarización, canibalismo, falta de respeto, de consideración. Procesos encontrados u opuestos que enfrentan al hombre con otros hombres para producir experiencias de comprensión, a cada ser humano le corresponden una serie experiencias de aprendizajes en cada vida, es lo que llamamos el destino, lo que se tiene que vivir para aprender y comprender.

La vida es un proceso que vive el espíritu para agregar comprensión sobre la creación, el destino organiza las circunstancias, lugar y relaciones en que se producen experiencias de comprensión. Todo lo que es difícil, lo que causa sufrimiento y contradicción es lo que se trae como destino para aprender en cada vida. Cuando el hombre se satura de sufrimiento acepta cosas que antes, por sus creencias, consideraba inaceptables, y no le permitían encontrar la paz interior, la vida es una oportunidad para lograr la transformación interna y pasar de la rigidez a la flexibilidad, de evitar la cárcel del espíritu que producen los dogmas. Las experiencias de agresión e incomprensión sólo traen consigo sufrimiento y eventos cada vez más fuertes y difíciles de enfrentar.

La séptima profecía Maya nos recuerda que sólo nuestra propia transformación interna, puede conducirnos a nuevos sentidos, darnos salud, e integrarnos con todo el mundo en una nueva realidad de paz y armonía.

La lucha contra la vida o contra las estructuras sociales, sólo conduce al individuo al sufrimiento y a bajos niveles de energía llevándolo a la oscuridad interna de la depresión.

La aceptación de todos los eventos fáciles o difíciles, alegres o tristes como oportunidades de aprendizaje de las que sólo puede resultar un beneficio personal, traerá la independencia interior y la armonía. Se requiere un trabajo interior voluntario para aceptar y comprender la evolución de la creación, un trabajo diario que se refleje en todas las circunstancias de la vida y que conduzca a la paz interior.

La séptima profecía, dice que la comprensión y aceptación de ése proceso de evolución llevará al aprendizaje y al crecimiento espiritual a través de la armonía. Millones de hombres encontrarán su paz interior, y al hacerlo, podrán abrir los archivos históricos de todo lo que han vivido, pues sólo en ese momento, los podrán ver sin juzgarlos como parte de un proceso de armonización. Aparecerá una nueva cosmovisión espiritual, las relaciones, se establecerán a partir de los puntos de unión y no de separación, los hombres serán flexibles, y buscarán la paz. Estos cambios ocurrirán en todos los niveles, físico, mental, y espiritual, y a todas las escalas, individual, familiar, comunal, planetaria, y galáctica. La mayor transformación ocurrirá cuando se comprenda al universo como un proceso de evolución eterna de la conciencia de los seres.

Esto traerá respeto por la conducta de los demás, y acabará con los prejuicios, se comprenderá que todos las experiencias conducen inevitablemente, a una mayor armonía.

Para los Mayas, el proceso de evolución no es uniforme ni simultáneo, hay muchas cosas que diferencian a los hombres. Coexisten seres con distintos niveles de evolución, lo que hace posible las diferencias entre los hombres, permitiendo los contrastes y las experiencias de comprensión, cada ser humano pasa por distintos cambios, unos se demoran más que otros, pero todos llegan al mismo sitio. Todos los hombres son iguales porque su esencia tiene un mismo origen, son emanaciones de Dios o Hu Nap Hu. Pero a la vez todos los hombres son distintos, unos van más adelantados que otros, porque se encarnan por primera vez en la materia en distintos momentos.

Unos llevan acumulada más experiencia y comprensión que otros. Se asciende de nivel con la comprensión que resulta de las experiencias de cada vida, los hombres no son iguales, porque viven en diferentes sociedades con distintas culturas, y porque su herencia genética es distinta, lo que genera diversas creencias, varias maneras de percibir el universo y múltiples características físicas.

Los Mayas creían que el hombre está formado por 3 cuerpos en constante vibración situados en distintas dimensiones, el cuerpo físico, el mental, y el espiritual. El cuerpo físico o Hubiidili, es temporal, está formado de materia en constante transformación y movimiento, la materia está organizada y animada por el espíritu, para dar lugar a la vida, donde puede tener experiencias con la forma y comprender la creación, se desorganiza con la muerte volviendo a su estado original, el cuerpo astral o Pixán, donde está la mente, es temporal, desaparece después de la muerte y se encuentra en una dimensión superior a la física, allí se archivan las creencias adquiridas en la vida presente, lo que llamamos ego o OL como lo llamaron los Mayas. Es lo que define a la personalidad del individuo, en la mente se producen los procesos mentales, una forma de energía en vibración a distinta frecuencia producida por la emociones, sentimientos, pensamientos, y eventos de la vida. En la mente archivamos la comprensión, que resulta de convertir el conocimiento en verdad comprobada por la experiencia de la vida, se la denomina el ciclaje medio, mientras más vibraciones bajas y densas como el miedo y el odio se experimenten en la vida, más baja dimensionalmente se encontrará su mente, pero por otra parte, mientras más momentos de alegría y paz se hayan vivido, más alto se vibrará, esto ubica a la mente en una dimensión más alta, en cada reencarnación este ciclaje medio va aumentando, a medida que el individuo se vuelve más flexible, comprende mejor el universo y maneja niveles interiores más altos de energía, cuando el ser humano está en un estado permanente de vibración y paz interior, su conciencia se alinea con nuevas realidades y percepciones que corresponden a dimensiones más altas. Hay procesos temporales que se realizan en la quinta dimensión, allí la mente se encuentra en los sueños, en un estado no físico, donde todo puede suceder. Los eventos experimentados por cada ego en la vida producen unos resultados que dependen de cómo se haya decidido vivirlos, entre más pequeño el ego, más flexible será su sistema de creencias, y más adelantado estará en el camino de la evolución, al comprender mejor todo el proceso, más perfecto y ordenado le parecerá el universo y respetará más a los demás y al planeta, al vibrar su frecuencia en una frecuencia más alta ampliará sus rangos de percepción y activará facultades sentidos latentes, procesará mayores cantidades de energía, la comprensión se almacena temporalmente en el cuerpo mental, al morir se traslada como verdades a la conciencia permanente del hombre, que se encuentra en el tercer cuerpo o Hinahan, el cuerpo espiritual o Hiank, que es permanente o eterno se encuentra en dimensiones más altas de lo astral, entre más alto el nivel de evolución, más arriba dimensionalmente estará, allí se almacena en manera permanente, eterna e individual en el momento de la muerte, la experiencia comprendida en cada vida que es la que determina lo que se necesita vivir en las futuras encarnaciones. El Enhank o espíritu define el destino, las dificultades que el hombre vivirá al encarnarse en su siguiente vida. A raíz de ellas, se encontrará la comprensión necesaria para evolucionar hacia vibraciones superiores.

Esto explica porqué para los mayas la vida es parte de un proceso de eterno de evolución y conciencia y porqué es necesaria la reencarnación del espíritu en vidas sucesivas, en cualquiera de los miles de millones de los sistemas solares que existen, cada individuo puede subir un peldaño, al nivel inmediatamente superior como resultado de esfuerzo voluntario en la búsqueda de la paz y la armonía.

Para los Mayas una de las cosas más importantes en la vida es mantener y elevar el nivel de energía vital interna, pues su disminución hace perder la paz interior y lleva a estados de sufrimiento. Ellos creían que respetando la NATURALEZA, teniendo conciencia permanente de los ciclos que esta genera, y aprendiendo a respirar adecuadamente se logran niveles cada vez mayores de energía vital, al encontrar este estado de paz interior, la energía acumulada pone en funcionamiento programas inactivos en el código genético, que producen los cambios físicos necesarios para comunicarse con el pensamiento, se genera en su mente un campo de energía sagrada, que activa la glándula pituitaria y pineal, esas glándulas segregan unas enzimas que activan Codones inutilizados en el código genético. Al activarse nuevas cadenas de aminoácidos se producen cambios en el interior del cuerpo, generando un súper sistema inmunológico que elimina las enfermedades, la vibración baja del miedo y aumenta la duración de la vida. Simultáneamente estas nuevas proteínas generan niveles más altos de energía vital en el interior del organismo consolidando la aparición del sexto sentido, la capacidad de leer y transmitir el pensamiento, es lógico que la evolución no permita que individuos embargados por el odio y el desprecio hacia los demás, accedan a poderes paranormales como la Telequinesis o la posibilidad de leer el pensamiento. Es la vibración del amor la que abre la puerta para la aparición del superhombre. Dios en su sabiduría hace que el siguiente peldaño evolutivo sea sólo a través de la paz y la armonía. El universo tiene todo el tiempo, no tiene prisa, el hombre deberá continuar su proceso de reencarnaciones sucesivas, hasta encarnar en una vida en la que pueda subir al siguiente peldaño evolutivo, muchos son los llamados, pero pocos los elegidos, confirma que no todos los hombres llegan simultánea y automáticamente a niveles altos de energía interna, se requiere de un esfuerzo personal, y voluntad en la búsqueda de la paz interior, cuando se aumenta la frecuencia de vibración durante la vida, se logra nacer en la siguiente reencarnación por nivel de correspondencia en una sociedad más evolucionada, es decir, si el hombre no tiene paz interior, le corresponde vivir en una sociedad que no la tenga, hasta que por esfuerzo aumente su nivel de vibración y se haga correspondiente de otras circunstancias.

El universo es fundamentalmente energía e información que vibra en diferentes frecuencias y fluye organizada en matrices a diferentes niveles, la mayor parte de la materia en la tercera dimensión está formado por agua, el 85 por ciento de nuestro planeta está formado por agua. El ser humano es básicamente agua, nace dentro de una bolsa de agua y el 95 por ciento de su organismo es agua, a través del agua se mueve la energía por todos los fluidos del cuerpo, las emociones y los sentimientos son energía, vibraciones en distintas frecuencias que se mueven en matrices interconectadas a diferentes niveles, la palabra es una forma de energía, una fuerza vibratoria, podemos emitir diferentes tipos de energía a través de la palabra, el amor es una forma de energía en una frecuencia alta, cuando nos sintonizamos con ella, es decir resonamos con ella estamos en paz interior y armonía. Si nuestro dial interior está sintonizado en una frecuencia baja, en una estado de odio o de miedo, eso es lo que se percibe, la conciencia del ser humano define la realidad por la energía que perciben sus sentidos, las percepciones de los sentidos, repetidas a increíble velocidad en el tiempo, son las que producen la conciencia, la materia es una ilusión que se produce en nuestra mente como resultado de miles de percepciones que conjugamos para armar la realidad, como un sólido continuo, cuando lo cierto es que todo es energía.

Pulsos vibrando a diferentes frecuencias cristalizan la luz en diferentes formas. La materia es luz que se ha densificado en una forma y en un rango de vibración que reconocen nuestros limitados sentidos. Todo lo que existe es luz, pues la oscuridad sólo se produce cuando la luz, en forma de materia se interpone entre el órgano sensor y la fuente de luz, como el día y la noche, aun cuando el sol nunca se apaga. Si el rango de percepción de los sentidos aumenta o si aparece un nuevo sentido, la conciencia se amplía, cambiando totalmente la realidad. Desde 1999 tenemos 13 años para saber que la realidad está más allá de los sentidos, vivimos una oportunidad única en 26000 años recibiendo una energía especial del centro de la galaxia, si comprendemos el proceso evolutivo eterno de la conciencia, podremos aprovechar esa oportunidad y quitarnos los límites auto impuestos, si decidimos abrir la mente y encontrar nuestra paz interior, seremos parte de los elegidos para transformar nuestra realidad, en un universo de paz y de armonía.

martes, 22 de junio de 2010

Nuestra patria, el mundo


Conciencia Cuántica No pertenezco a ningun partido político
Ni sigo dogma religioso alguno
He dejado de lado el nacionalismo que divide, oculto bajo un manto de patriotismo
Soy, simplemente, una ciudadana del planeta Tierra
...cuya ideología política es la igualdad entre todos los seres vivientes
que sigue la libertad y la conciencia de unidad como meta espiritual...
Nada más y nada menos, que una caminante del Universo
Danzando en el planeta Tierra
Susurrando la voz de la Conciencia de Todos, del Uno
Y agradecida
Hasta el Infinito
Por Ser.

Tammy
http://sindamel.wordpress.com/tag/ser/

viernes, 18 de junio de 2010

Relación entre materia y consciencia


Fritjof Capra

¿Cual es la relación entre materia y conciencia?

F. Capra: Las pautas que observamos en la materia parecen ser reflejos de las pautas de la mente. Cuando se observa cierta partícula o cierta estructura en el mundo de las partículas, resulta muy difícil decir en verdad si está fuera o si está dentro. Me parece que las pautas de la mente y las pautas de la materia son reflejos una de la otra. Cuando estudiamos la materia, entonces desembocamos en interconexiones y correlaciones, y vemos que las estructuras materiales vienen a ser una red de correlaciones. Cuando nos ocupamos de la mente, la psique, en el dominio del pensamiento, de la conciencia, nos manejamos con interconexiones y correlaciones. Así que tenemos dos lotes de correlaciones y hay correlaciones entre ambos. Pienso que ése es el modo en que podemos realmente hacer contacto entre la materia y la conciencia. Mientras considerábamos a la materia como objetos sólidos, no había un modo en que pudiéramos relacionarla muy bien con la conciencia; pero ahora que vemos una malla o red en el campo psicológico y en el campo material, existe la esperanza de hacer alguna conexión.

¿Qué efecto tienen estas teorías en la conciencia de los físicos como personas?

F. Capra: Una de las diferencias entre la física y el misticismo es que el conocimiento místico no puede ser obtenido meramente mediante la observación sino sólo cambiando por completo el propio estilo de vida. Mediante un compromiso íntimo e integral con la integridad del propio ser. Casi podría decirse que esta transformación existencial es en si misma el conocimiento. El conocimiento es la transformación. Ahora bien, en la ciencia esto no es verdad. Muchos científicos son capaces de desarrollar estas teorías con implicancias filosóficas profundas y hermosas, y después irse a su casa para vivir allí una vida muy newtoniana. Esto sucede porque el intelecto puede desvincularse de la realidad. Sin embargo, ello no se aplica a todos los científicos por cualquier medio y típicamente, los realmente grandes muestran la influencia de esas teorías en sus propias vidas, como Einstein. Los físicos más intuitivos muestran tal mezcla de su vida y su obra. Pero hay un ejército entero de físicos que pueden elaborar las teorías sin que ellas tengan mayor impacto en sus vidas.

¿Cómo aprecia Ud. la visión cristiana de Dios?

F. Capra: La imagen de un dios creador que impone su ley divina al universo es muy acorde con la clásica visión del mundo con leyes naturales fijas y el universo funcionando como una maquina según leyes naturales estrictamente deterministas. Esta especie de rígida visión cristiana no era la visión que tenían del mundo los místicos, ya que los numerosos místicos de la tradición cristiana poseían una visión muy diferente de Dios. Por esa mismísima razón no fueron realmente reconocidos por la jerarquía de la iglesia. Las tradiciones místicas son suprimidas en Occidente.

¿Algo que decir sobre los científicos médicos y los doctores?

F. Capra: Mi próximo libro va a tratar sobre la salud en un contexto muy amplio. Me explayaré sobre estas tres dimensiones de la salud: la individual, la social y la ecológica. Individuo, sociedad y ecosistema. Y sugeriré cómo se puede ampliar el encuadre mecanicista que estoy de acuerdo en considerar como muy fuerte en la medicina. Lo que observo en los Estados Unidos es que hay un fuerte movimiento popular, un poderoso movimiento de base hacia el cuidado de la salud, y pienso que, como en la economía y la política, el cambio emanará de la gente y no de las autoridades. Esto va a suceder, particularmente en la medicina, porque tenemos un montón de poder para influenciar el campo médico. Cuando me da un dolor de garganta no tengo que tomar una pastilla para la garganta, sabiendo que matará a las bacterias pero que al mismo tiempo debilitará al organismo; puedo recurrir a otros medios. Al no comprar la droga, no solamente se hace algo que es saludable para uno mismo, sino que es algo saludable social, económica y ecológicamente. En otras palabras, si a uno le duele la cabeza y no toma una aspirina, considero eso como un acto político.

¿Por qué lo llama Nueva Física?

F. Capra: La cuestión básica es que estamos viendo el universo como un proceso cósmico unificado, y estamos viendo a todos los objetos, la gente y los acontecimientos como pautas del proceso. No se puede separar alguna de las pautas del resto sin destruirla. Esto resulta bastante obvio cuando se habla de organismos vivos, como un pájaro o un gato; separen ese organismo del entorno, el aire y todo lo demás, y se mata al animal allí mismo. La Nueva Física nos ha evidenciado que esto también es cierto para la materia inorgánica: uno puede también destruir átomos, partículas y moléculas, si logra sacarlas completamente de su ambiente. Lo que puede hacerse es separar las pautas del resto: conceptualmente. Hemos tenido mucho éxito haciéndolo. Puedo decir que esta taza de agua es un objeto separado y que el micrófono es un objeto separado y que Satish Kumar es diferente a mí, estamos separados, él no es yo, y yo no soy él, todo eso. Pero la Nueva Física nos ha mostrado que se torna muy difícil separar las cosas de esta manera, especialmente cuando vamos a dimensiones más y más pequeñas. Entonces se vuelve crecientemente difícil separar cualquier pauta del todo. Todavía puede llegar a hacerse aproximadamente, pero se vuelve más y más difícil. Se puede comenzar de una comprensión del universo como un todo y luego especializarse en pautas individuales. Pero si se comienza con las pautas y se dice que son objetos separados, ladrillos separados, entonces jamás se comprenderá el todo. Creo que ese es el carozo de la Nueva Física. Así que no se trata de cómo juntar las cosas sino que es cuestión de cómo empezar a partir del todo ya mismo y luego especializarse en pautas individuales.

¿Qué forma tomarán la nueva biología, la ingeniería genética y la investigación genética; cuáles serán sus roles?

F. Capra: Bueno, los biólogos tienen bastante éxito en la biología molecular, quebrando las cosas en pedazos y estudiando esos mecanismos moleculares. En verdad ese método no les permite comprender algún proceso biológico, hasta el proceso más sencillo, de una manera relativamente completa. Entienden fragmentos y pedacitos, pero los fragmentos y los pedacitos les fascinan en demasía y la estrategia integra de la investigación en biología esta organizada siguiendo esos lineamientos reduccionistas. Así que si uno es un biólogo no obtendrá una subvención si no escribe su requerimiento de subvención en esos términos, en ese lenguaje. Ese es un campo donde no veo cómo pueden producirse los cambios, excepto tal vez a través de la medicina. Porque ahora, resulta bastante claro en la medicina que estamos llegando al final del paraíso produccionista y que tenemos que abandonarlo o modificarlo. Pienso que esto causar un efecto en la biología.

¿No es la división de las cosas una manera conveniente para aprenderlas?

F. Capra: Es cierto que dividimos las cosas por conveniencia pero carecemos en nuestra cultura de una visión más profunda del mundo que nos lo diga. Cuando uno crece y va a la escuela lo que le enseñan es que las cosas están hechas de átomos; que los átomos están hechos de partículas. Ellos no dicen que todo es conciencia cósmica, que ésta tiene pautas materiales, que ellas se hallan interconectadas, que todo es una danza y que convenientemente uno puede separar la danza en movimientos distintos.

¿Cómo estudia uno los organismos de manera realista, seriamente?

F. Capra: Pienso que el Dr. de Bono lo expresó muy bien cuando dijo que el 95% de nuestros pensadores puede ser racional pero que 5% tiene que ser lateral. Considero que uno puede decirlo similarmente: es posible estudiar la pauta detallada pero nunca dejar el todo fuera de la vista, y eso va a producir la diferencia. Lo que se diga acerca de estas pautas u organismos individuales o funciones va a ser aproximado. La noción de modelos es extremadamente importante. El mapa no es el territorio. Es solamente una representación aproximada de la realidad. Hay un muy hondo cambio de actitud, una revolución real.

¿En la enseñanza de ciencia, cómo puede comenzarse desde una perspectiva realística y no mecanística?

F. Capra: Yo dicto cursos sobre física moderna para no físicos. Sería muy interesante hacerlo hasta con niños pequeños. Comenzar de un modo poético. Desde las primeras dos clases hablarles de la danza cósmica y de todo y todas las cosas de un modo bien in-científico, una manera poética, para luego decirles: "bueno, ahora vamos a mirar los detalles, pero cuando lo hagan tendrán que desaprender algunas cosas a medida que avanzan, así que no crean en ello muy firmemente. No es 100% verdad, se trata apenas de un modelo". No se cómo podrías traducir esto a un lenguaje que pudieran entender los chicos del colegio secundario, pero pienso que vale la pena hacerlo. Es realmente algo que tendría que serlas escuelas Stelner, donde comienzan con el mito y con un montón de pintura, y luego siguen hacia algo más intelectual. Cuando se enseña física o ciencia, tienes este mito del científico sentado ante un escritorio (digo "científico" porque siempre es un hombre), elaborándolo todo a partir de ecuaciones básicas de una manera muy racional. Ahora bien, cuando se hace ciencia éste no es en absoluto el modo en que la ciencia se hace, hay un montón de trabajo conjetural, muchísima intuición, mucha sincronicidad, pero eso no es reconocido. Se podría agregar o incorporar en la enseñanza de la ciencia el desarrollo de la intuición. Hay variados ejercicios que uno puede aprender a fin de ayudarse para desarrollar su intuición, y esto no esta reconocido todavía aunque comienza a reconocerse. Has visto que siempre hemos dicho que las mujeres son muy intuitivas y que eso esta bien para ellas, como significando que eso que hacen no es demasiado importante. Ahora se esta dando un cambio muy profundo. Esta es una modalidad femenina del darse cuenta.

¿Qué es la mente?

F.Capra: No lo sé. Me impresionó mucho el libro de Gregory Bateson, Mente y Naturaleza (Mind and Nature). El ve a la mente como una propiedad de sistemas en los organismos vivientes y enumera cinco condiciones que deben darse para que uno pueda hablar de algo, un sistema, como poseyendo mente o pensamiento, y esto va muchísimo más allá del desarrollo del sistema nervioso por las suyas. Comienza muy tempranamente en los organismos vivos y consiste en cierto modo de procesar la información, de usar la información para sobrevivir. Tengo la sensación de que a partir de ello se deduce que existe cierta complejidad de interconectividad que permite hablar sobre la mente y de nuevo puede hacerse la conexión con la materia cuando se constata que la materia también posee su interconectividad, y tal vez existan similaridades o imágenes, y así en adelante. Pienso que lo mejor que puedo sugerir es la lectura de ese libro de Bateson.

Mi bienestar está relacionado con tu bienestar




Alan Wallace

Tengo 58 años. Nací y vivo en California. Estoy casado y tengo una hijastra. Estoy licenciado en Física, soy doctor en Filosofía de la Ciencia y Estudios Religiosos y fui ordenado monje por el Dalai Lama. La física cuántica y el budismo dicen lo mismo. Soy liberal y budista.

A los 20 años me dediqué a viajar por Europa lleno de preguntas existenciales. Tropecé con El libro tibetano de la gran liberación, que trata sobre la naturaleza de la mente, y quedé asombrado.

¿Hasta qué punto?

Estudié el idioma tibetano para poder estudiar budismo, me compré un billete de ida a India y acabé siendo ordenado monje por su santidad el Dalai Lama.

¿Entonces lo de la física vino después?

Tras 14 años viviendo con los tibetanos, estudiando budismo y meditando, decidí integrar esos estudios en la física. El budismo se ocupa del conocimiento de la realidad, no está apegado a creencias religiosas; y para ahondar en la realidad se necesita la física.

Entonces, ¿la física ha completado su visión budista del mundo?

Sí. La fortaleza de la ciencia, con la tecnología y la matemática, no la encuentras en el budismo; pero el budismo tiene un método muy sofisticado para investigar y observar directamente la mente; en eso la ciencia occidental es muy débil.

Leyes de la física cuántica ya fueron expuestas hace 2.000 años por el budismo.

En 1997 traduje una conversación entre el Dalai Lama y un eminente físico experimental austriaco, Anton Zeilinger, que le explicaba al Dalai Lama que cuando en la física cuántica investigas la naturaleza de una partícula elemental, como un electrón, no la encuentras, está vacía. Es decir, que el electrón sólo existe en relación con el sistema de medición y el observador, no es posible observar un sistema sin perturbarlo.

¿Y qué dijo el Dalai Lama?

"¡Sorprendente!, ¡¿cómo puedes haber llegado a este descubrimiento sin conocer el camino de en medio o su escuela filosófica, el madyamika?!". Zeilinger se quedó atónito y preguntó: "¿Qué es el madyamika?".

...

Entonces el Dalai Lama explicó que para el budismo el yo, como tal, no existe, ya que aquello que denominamos compulsivamente mi yo está permanentemente cambiando; pero Arya Nagarjuna fue todavía más allá.

¿El fundador de la filosofía madyamika?

Sí, una línea particularmente avanzada dentro del budismo, fundada alrededor del año 200 de la era cristiana, y que sirvió de fundamento filosófico para la principal rama del budismo actual, el mahayana.

¿Cuál fue ese paso más allá?

Pura cuántica: negó la existencia independiente no sólo del yo, el observador, sino también del objeto, el observado; e incluso de la observación misma. El término madyamika deriva directamente del que empleó Nagarjuna para referirse al camino de en medio, aludiendo al espacio entre el nihilismo y el materialismo.

¿Y qué dijo Anton Zeilinger?

"¡Esto es sorprendente!, ¡¿cómo puedes saberlo sin conocer nada de física cuántica?!", e invitó al Dalai lama a su laboratorio en Austria. Allí observé algo muy interesante...

Cuente, cuente...

La tecnología que tenía Anton, los budistas no la tienen; los experimentos que ellos llevan a cabo, los budistas no los hacen. Pero los budistas practican samadi, que es una alta concentración en un solo punto, un método contemplativo para investigar la mente y los fenómenos objetivos.

¿Y así llegan a la misma visión que los físicos cuánticos?

Exacto, pero los budistas hacen una aplicación práctica: al darte cuenta de que nada existe independientemente, ni los átomos, ni las personas, ni las culturas..., brota naturalmente la compasión.

¿Usted cree?

Mi bienestar está relacionado con tu bienestar; mi sufrimiento, con tu sufrimiento. Pretender buscar mi felicidad y mi seguridad como si yo fuera una isla es una estupidez. De esta sabiduría viene el altruismo, y ahí es donde budismo y ciencia se separan, porque el altruismo no es común en la ciencia.

¿Qué se estudia en su instituto?

La conciencia desde la óptica de la ciencia, el budismo, y la psicología conductual; el conocimiento de la mente, el origen del pensamiento, la naturaleza de la conciencia. Investigamos en temas muy prácticos, por ejemplo, cómo calmar las emociones destructivas: desórdenes hiperactivos y déficit de atención.

Muy comunes.

Junto con un equipo científico de la Universidad de California hicimos un estudio que ha durado siete años sobre cómo cultivar el dominio emocional. Entrenamos con meditaciones budistas esenciales durante 45 horas a maestras de escuela aquejadas de estrés, ansiedad, depresión e insomnio. Los síntomas desaparecieron y cinco meses después seguían sin reaparecer. Otro experimento significativo ha sido el proyecto Shamaka.

¿Eso es un tipo de meditación?

Sí, para obtener mayor concentración. Organizamos un retiro de tres meses con 70 personas neófitas en la materia que meditaron ocho horas diarias y conseguimos un nivel de concentración altísimo, lo que se deriva en efectividad, autoestima y alegría en las tareas: creo que pronto veremos revolucionado el mundo del trabajo.

¿Alguna conclusión?

Ciencia y espiritualidad están dándose la mano, no para convertirse ni para conquistarse, sino para aprender una de otra, y eso no tiene precedentes



La Contra. La vanguardia.

viernes, 11 de junio de 2010

Amor y libertad


Cuida y nutre tu libertad y deja que los demás también la tengan.
Practica el amor incondicional para ti mismo y para los demás. La libertad y el
amor son las claves para la felicidad. No te coartes la libertad ni la de los
demás. El amor verdadero e incondicional y la libertad son las llamas que
encienden la creatividad, la confianza, el crecimiento y la expresión del
espíritu, o sea, la alegría. Es importante entender la naturaleza del amor
incondicional y la alegría. El amor y la alegría que vienen llenos de
condiciones van en contra de la única constante en el universo: el cambio. A
cada instante, las cosas cambian. El cambio es crecimiento. El amor
condicional resiste el cambio; es el amor de una idea, no de una persona. Es
el amor del pasado momento conocido y no de un momento futuro
desconocido. Está lleno de miedo de que algún día no se cumpla con las
condiciones. Ese miedo atrae lo mismo que está temiendo. Esto es evidente
hoy en día en todo el mundo. Finalmente, pero importante, el amor y la libertad
con condiciones te despojan de elegir la felicidad sin importar el evento que
sea. La felicidad es una elección. La gente que entiende esto es capaz de
enfrentar cualquier situación con alegría. La influencia de las circunstancias
hace difícil lograr esto. Para ser feliz, comienza a entender y practicar el amor
incondicional y la libertad. Comienza a disfrutar viendo como los demás
crecen a medida que eligen crecer, no a medida que tú eliges que ellos
crezcan. Comienza a disfrutar del momento desconocido del futuro y deja de
aferrarte al pasado momento conocido. Empieza a crear en lugar de
reaccionar.

viernes, 4 de junio de 2010

Curso de meditación 8

Curso de meditación 7

Curso de meditación 6

Curso de meditación 5

Curso de meditación 4

Curso de meditación 3

Curso de meditación 2

Curso de meditación 1

Meditar nos hace libres